Acerca del Pastor

Naci el 2 de Junio del ‘69 en Poza Rica de Hidalgo, Veracruz, Mexico de una familia muy pobre compuesta por Josue Landa Landa y por Adalberta Cazares Martinez.  Siete hermanos y su servidor, ocho en total.  Cuatro hombres y cuatro mujeres.  Yoxin, Jacqueline, Aristides, Jose Antonio, Georgette, Raul, Brenda y Josue.

Mi madre, por cierto, muy Catolica en ese tiempo, y mi padre, nunca supimos que crecia en Dios hasta que el murio.  Mi abuelo Felix Landa nos comento que el habia instruido a mi padre en el camino de Dios pero se habia apartado.  Asi fue que conocio a mi madre que era Catolica.  Mi abuelo en ese tiempo era predicador y fue el primero que sembro la palabra de Dios en nosotros como sus nietos.

Que Dios lo tenga en su gloria ya que el murio el pasado 2013.  Le doy gracias a Dios por el.

El primero que acepto la palabra de Dios en mi familia fue mi hermano mayor, Aristides Landa.  A los tres anos aproximadamente Dios me alacanso a mi cuando tenia 17 anos.  Fui el segundo que Dios habia alcansado de mi familia.  Despues llevamos a mis hermanos al templo que eran mas pequenos, a mis hermanos Raul y Josue y mis hermanas Brenda y Georgette.  Para ese entonces ya eramos seis que ivamos al templo.  Faltaban mis dos hermanas mayores Jacqueline y Yoxin.  Mi hermana Jacqueline se acababa de casar y ya tenis su primer hijo, Francisco.  Mi hermana mayor, Yoxin, estaba en los Estados Unidos estudiando para ser maestra de idiomas.  Estuvimos hablandole a mi hermana Jacqueline acerca de Dios y acepto y empeso a ir al templo con nosotros.  Mas mi cunado nunca quiso aceptar la palabra de Dios, ya que el era Catolico.  Mi cunado murio aproximadamente 2 anos atras, desgraciadamente sin Cristo.  Mi hermana Jacqueline hasta ahora sige en pie, gracias a Dios.

Estuvimos hablandole de Dios a mi madre, una de las mas dificiles de la familia que se convirtiera ya que era muy Catolica.  Tenia serios problemas en su vida, le pegaban ataques epilepticos.  Al fin Dios la alcanso, mi madre acepto a Cristo, Dios la habia salvado, y liberado del demonio de epilepsia ya que no es una enfermedad sino un demonio.

Ya eramos casi todos cristianos, faltaba mi hermans mayor que para ese entonces estaba en Japon.  Cuando regreso a los Estados Unidos vine yo a vivir con ella, para ese entonces ya se habia casado con mi cunado Marshall Lieberman por cierto judio y yo tambien estaba casado con mi esposa Mireya Rivera Olivo y tenia mi primer hijo recien nacido Michael Betzseller.  Vine primero a vivir aqui y a los tres meses mande a traer a mi esposa y a mi hijo con visa.  Vivimos ocho meses con mi hermana, pero en los ocho meses que estuvimos con ella fue un proposito de Dios que estuvieramos viviendo con mi hermana y mi cunado, porque en esos ocho meses le hable de Dios a mi hermana mayor, Yoxin, y mi cunado, Marshall, ya que mi hermana nunca supimos que fuera a una iglesia o que hubiera tenido una religion y mi cunado era judio.   Los judios y los cristianos no creemos igual.  Pero gracias a Dios que El uso esos ocho meses para alcansarlos para Cristo.  Hoy mi hermana tiene tres hijos y una hija, ahora ella es Cristiana, y mi cunado judio convertido a Cristo.  Sus hijos junto con ellos buscan a Dios.

Hoy gracias a Dios todos mis hermanos y mis hermanas conocemos de Dios.

Mi abuelo Felix Landa murio, el que Dios uso para sembrar la palabra de Dios en nosotros.

Mi padre murio pero al estar muriendo reconcilio con Dios.

Mi madre murio salva.  Le doy gracias a Dios que le conocimos.  Mis tios, sobrinos, primos y la mayor parte de toda mi familia conocen a Dios.  Gloria a Dios por todo lo bueno que ha sido con nosotros.  Y si no hubiera sido bueno, gloria a Dios.

Lo que el Pastor necesita de ti

Cada ano cientos de pastores dejan el ministerio y toman otras profesiones porwue no pueden soportar las dificultades y desanimos de su llamado.  Muchos de los que siguen con su obra tienen estados depresivos graves.  Uno de los factores claves de esta tendencia es que la eficacia del pastor esta directamente relacionada con el servicio voluntario y amoroso de los miembros de la iglesia.  Por tanto, si somos cristianos debemos preguntarnos que podemos hacer para ayudar a nuestro pastor a realizar la obra que Dios le ha encomendado.  He aqui cinco pasos que podemos seguir.

Orar

Recuerda al pastor y a su familia en oracion.  Cada pastor sincero puede identificarse con el llamamiento de Pablo: “…os ruego hermanos…que me ayudeis orando por mi.” (Romanos 15:30)

El pastor y su familia son simples seres humanos como los demas.  Tienen los mismos problemas y debilidades, que se unen a las dificultades de un ministerio publico.  Por eso mismo deberiamos orar personal y especificamente por ellos a diario.

Someterse

Reconocer al pastor como el lider espiritual de la congregacion.  Poner en practica la exhortacion de Hebreos 13:17 : “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta, para que lo que hagan con alegria y no quejandose, porque esto no es provechoso.”  Es cierto que los pastores no han de actuar como “ensenoreandose de la grey de Dios” (1 Pedro 5:3).  No hay que verles como dictadores infalibles, pero “hay que sujetarse” y cada miembro de la iglesia debe reconocer su posicion y su llamamiento.

Ocuparse en Algo

Tener una tarea en la iglesia y dedicarle toda la energia.  Pediele al Senor que nos dirija y obedecer de todo corazon las palabras de Pablo: “Todo lo que hagais, hacedlo de todo corazon como para al Senor.” (Colosenses 3:23).  Si cada miembro de la iglesia que tiene capacidad hiciera algo y lo hiciera bien, nosotros los pastores gozariamos muchisimo mas de nuestro trabajo.

Ser Sincero

Ser sinceros y abiertos con el pastor.  Si su ministerio es eficaz, animarle diciendo lo que pensamos.  Pero si estamos convencidos de que no esta predicando todo el consejo completo de Dios, comentarselo tambien.  Si se sabe de alguien que esta en necesidad de cuidado pastoral, decirselo tambien con espiritu amable y cristiano.  Pero por favor, no esparzamos disenciones y discordias, comentando estas cosas con otros.  Porque estas cosas no edifican.

Ser Paciente

Ejercitar paciencia con el pastor.  Recuerda que es un hombre imperfecto trabajando con un grupo de personas imperfectas.  De hecho, tu mismo puedes ser una de sus dificultades.  En resumen, el pastor no necesita simpatia; necestia apoyo.  Se le puede ayudar orando por el, reconociendo y aceptando su liderazgo, tomando seriamente nuestras responsabilidades, y siendo pacientes y sinceros con el.

Al tener estas cinco cosas, como miembro seras una ayuda, un ejemplo, una bendicion para la obra de Dios.  Si las tienes, trata de mantenerlas, y si no, pide a Dios para que puedes obtenerlas.